REDES ANTICAIDAS

«El gato que camina solo» es un cuento de Ruydard Kipling. El gato y otros animales han inspirado en la literatura a autores de fábulas, cuentos y  novelas,  los han humanizado para mandarnos algún mensaje moral, una moraleja.

Muchos son los autores que critican de los humanos la falta de humanidad hacia los animales, así decía Schopenhauer: «El verdadero examen moral de la humanidad, su examen fundamental (que yace enterrado profundamente lejos de la vista) consiste en su actitud ante esos que están a su merced: los animales».

El cuento  de Rudyard Kipling  cuenta como se fueron incorporando a las granjas los diferentes animales,  cómo fueron domesticados, ya que en este cuento, Kipling atribuye a la mujer la felicidad y el trabajo del hogar por eso, ella será la conductora.

Todos los animales otearon a lo lejos el fuego y quisieron comprobar, el gato siempre quiso ir solo de allá para acá.

Al perro lo domesticó la mujer con un hueso del puchero a cambio de cazar para el hombre, al caballo con hierba fresca, la vaca prometió darle leche por lo mismo.

El gato viendo todo esto pensó que todos eran estúpidos, pero también anhelaba un lugar y leche tibia, así que urdió una estrategia.

La mujer tenía un bebé en la cuna que lloraba constantemente, el gato extendió su almohadilla pata y le dio una palmadita en la mejilla y el bebé hizo gorgoritos, le hizo después cosquillas con su rabo y el bebé rió y la mujer sonrió, pero el gato seguía advirtiéndole de su autonomía.

El gato jugó con el bebé hasta caer rendidos y dijo el gato ahora: voy a cantarle al bebe una canción que lo tendrá dormido una hora, y comenzó a ronronear.

Un nuevo elogio de la mujer advirtió al gato que ya la tenía en el bote  pero el gato era el que camina solo de aquí para allá.

Esta vez cazó un ratón y le halagó por tercera vez. Dijo el Gato:  aquí me tienes, porque me has elogiado por tercera vez y ahora podré beber leche blanca y tibia tres veces al día por los siglos de los siglos. Pero sigo siendo el Gato que camina solo y a quien no le importa estar aquí o allá.

Entonces la Mujer rompió a reír, puso delante del Gato un cuenco de leche blanca y tibia y comentó: Oh, Gato, eres tan inteligente como un hombre, pero recuerda que ni el hombre ni el perro han participado en el trato y no sé qué harán cuando regresen a casa.

Cuando regresaron a casa el hombre le advirtió que debería cazar ratones y el perro le dijo que debería tratar bien al bebé.

El gato aceptó,  siempre y cuando no le tirara del rabo, pero el perro, en ese caso,  prometió perseguirle hasta que trepara por los árboles siempre que lo viera.

El gato también ha cumplido parte del trato ha matado ratones y ha tratado bien a los bebés, mientras estaba en casa y no le tirasen del rabo con fuerza.

Pero sigue siendo el gato que camina solo…

Es por eso que en AredStudio protegen a los niños y a los gatos de caídas en alturas con redes de protección para balcones y terrazas.

Cualquier sitio susceptible de caída es protegido por esta empresa de soluciones integrales cumpliendo su trato para con ellos.

Si lo ves interesante, comparteloEmail this to someone
email
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook